La vida en el espejo

Solía conocer a un idealista,

Cuando creía en algo lo hacía con demasía,

Era intenso, y feliz cada día,

Vivía rodeado de realistas,

Quienes nunca lograban romper su fantasía.

La vida le golpeaba duro mientras él sonreía,

Veía siempre el fondo donde llegaba el agua a la bombilla,

Admiraba y se fascinaba con las cosas más sencillas,

Y si le preguntabas tenía siempre un plan para extender su vida.

Se enamoraba con facilidad, tenía una debilidad por las sonrisas,

Y aunque la vida no le preparaba compañera,

Se entregaba de tal forma que a alguien siempre le alegraba el día.

Del destino era un fiel devoto y siempre creía,

De los salmones y su resiliencia siempre decía,

Y aunque nadie nunca lo comprendía,

Él siempre lo sostenía.

Pero llegó un día, que, aunque fuera oscuro no lo veía,

En que su confianza significó en un puñal en su espalda,

Alguien se aprovechó de su confianza

Y el idealista murió al alba.

En su funeral apareció un realista,

Un crítico que cuestionó todo cuanto existía,

Lloró la perdida y continuó con su vida,

Pero sabía que en el fondo la desilusión era su alegría,

Odió con el alma a aquel que lo volviera una sombra,

Y en el rencor perdió su energía,

No escribió una memoria de la vida perdida,

Avanzó y no pensó en seguir el rumbo trazado por el idealista,

Simplemente existió en un lugar donde nada cabía,

Y entonces donde hubo sueño reinó la nada,

Una sonrisa se dibujó en su cara,

Y al despertar comprendió lo que es la vida,

Una secuencia de muertes consecutivas,

Un instante de cinismo y alevosía,

Perder la esencia en la trama de una tragedia,

Solo para recuperarla en una cuarentena.

Hoy conocí a otro idealista,

Estaba allí cuando me desperté esta mañana,

Y cuando le pregunte por donde andaba,

Me dijo en tu sombra,

Solo que no me veías.

Poemas Patéticos

Goran Y. Lausic King View All →

Profesor de Historia y Ciencias Sociales, egresado el 2008, Magister en Historia. Con un gusto y una formación literaria que se remonta a 1998, año en que desarrollé mi primera novela no publicada, y que no publicaré jamás (no está en condiciones).
Mi primera novel publicada fue A diez pasos a la oscuridad, publicada en Amazon, y me encuentro en etapa de diseño de portada para Página en blanco, mi segunda novela. Mientras escribo historia, novelas y demases, divulgo mi trabajo corto (cuentos y poemas, principalmente), por medio de este espacio en la web.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: