Poder avanzar

Asegúrate que nadie te oiga decir nunca esto, pensé mientras miraba su fotografía. Me aterraba la idea que alguien descubriera la fuerza con lo que la había amado, sería completamente el bufón de mis amigos, y abriría las puertas a quedar horriblemente vulnerable, temeroso de amar de nuevo, con miedo a que las distancias se volvieran vacíos que llenar. Pero no podía evitar suspirar cada vez que tenía su foto frente a mis ojos, arriba de una ventanita donde sus palabras afloraban de vez en cuando, de tiempo en tiempo, sin una clara regularidad.

Mi mejor amiga me incitó a dejar el computador de lado, me insistía que tanto hablar con ella no era saludable, que debía comprender lo lejos que se hallaba, y que nada podía hacer como para poder saciar mis ansias de contacto físico, esas ganas que todo hombre tiene de sentirse querido, de sentir su piel en contacto con la de una mujer. Nadie sentía mi frustración,de hacía mucho tiempo que la amaba, pero cuando me di cuenta que lo hacía, fue tarde, ella ya se había marchado de esta ciudad; se fue con lágrimas en los ojos por que yo no la comprendía, y a la distancia me percaté que fue porque no me dejó de amar jamás, y yo nunca se lo pude expresar.

Volteé mi cabeza hacia donde mi amiga que se hallaba tendida en mi cama, solo con la parte baja de su ropa interior; hay una cosa cuando tu mejor amiga es una ex de la época del colegio, que además resulta ser la primera mujer con la que estuviste, con quien vives para ahorrar unos pesos en el arriendo, y que en cierta instancia te encuentra sólo y vulnerable mientras que ella también no tiene pareja, y es que los encuentros sexuales casuales son parte de la rutina, y muchas veces no logras involucrar más sentimientos que los que ya existían. Estuve apunto de ceder, hasta que unas cuantas letras en la pantalla de mi computador me hicieron respirar.

Sonó el timbre de mi casa de inmediato, por suerte yo llevaba mi ropa encima, por lo que le pedí a mi amiga que se fuera a su habitación; me acababa de dar cuenta que los mensajes en la ventana del chat se estaban haciendo desde su celular, y que era ella la que no había podido soportar el vivir sin decirme que me amaba…

Cuentos

Goran Y. Lausic King View All →

Profesor de Historia y Ciencias Sociales, egresado el 2008, Magister en Historia. Con un gusto y una formación literaria que se remonta a 1998, año en que desarrollé mi primera novela no publicada, y que no publicaré jamás (no está en condiciones).
Mi primera novel publicada fue A diez pasos a la oscuridad, publicada en Amazon, y me encuentro en etapa de diseño de portada para Página en blanco, mi segunda novela. Mientras escribo historia, novelas y demases, divulgo mi trabajo corto (cuentos y poemas, principalmente), por medio de este espacio en la web.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: