Sigues aquí…

¿Sabes? Miro tu fotografía y pienso cuanto estuve enamorado de ti, todas esas veces que conversamos son como tesoros para mi, los momentos más perfectos que he tenido en mi vida, donde los problemas sencillamente no existían. Recuerdo nuestra conversación sobre el destino, recuerdo las charlas sobre historia, recuerdo las cosas que me dijiste, y lo equivocados que ambos estábamos respecto de todo. Recuerdo me dijiste no creer en el destino, y también escuché que ya no creías en el amor, que te habían dañado y era difícil que te volvieras a recuperar.

Me alegro de saber que te equivocaste, que meses después de nuestra conversación le hayas vuelto a dar al amor otra oportunidad. Y admítelo, no fue lo único en lo que te equivocaste, el destino si nos volvió a colocar en nuestros caminos por una razón, no para que nos amemos nuevamente, sino para que sanes y yo aprenda lo que es amar de verdad.

Pasan meses y tan solo ver tu fotografía me hace recordar todas esas cosas maravillosas que sentí al ver tus ojos. Fuiste mucho para mí, te ame de veras, pese a que no haya sido el momento para que me correspondieras. Me enseñaste que es lo que busco, y por siempre te estaré agradecido por ello… y es increíble, meses después, sin amarte ya, te sigo escribiendo, y sigo pensando en todo aquello que no fue. Creo que es una señal para no olvidar nunca lo que importaste para mi; creo que es una señal para mantenerme apartado de tu lado hasta que me vuelva a sentir así, porque créeme, quiero volver a amar de la manera que lo hice contigo, pero entiendo también que tu no eres la persona indicada, o más bien, que yo no soy el indicado para ti… Te amo por todo lo que me has brindado, y porque todas las mañanas eres la razón que tengo para buscar aquello que necesito, alguien como tu, alguien con quien pueda hablar sin parar de las mil cosas que en esta tierra a nadie más que a nosotros le pudiese interesar; alguien que me deje maravillado por cosas pequeñas como una sonrisa, o el dulce trato hacia una niñita, alguien que me sorprenda así como tu lo hacías, que me haga creer que valgo más de lo que en realidad lo hago, que crea en mí, y me impulse a hacerlo. Yo sigo creyendo en ti, siempre lo haré, y te querré por siempre, porque no se puede amar a alguien y hacerlo desaparecer de tu espectro emocional, tan solo que cuando llegue el momento, tu y yo nos volveremos a encontrar, y cuando eso pase espero haber encontrado a otra mujer como tu, que me haga llorar, reír, suspirar, temblar, gritar… que signifique todo para mi, como lo hiciste un año atrás.

Cuentos patéticos

Goran Y. Lausic King View All →

Profesor de Historia y Ciencias Sociales, egresado el 2008, Magister en Historia. Con un gusto y una formación literaria que se remonta a 1998, año en que desarrollé mi primera novela no publicada, y que no publicaré jamás (no está en condiciones).
Mi primera novel publicada fue A diez pasos a la oscuridad, publicada en Amazon, y me encuentro en etapa de diseño de portada para Página en blanco, mi segunda novela. Mientras escribo historia, novelas y demases, divulgo mi trabajo corto (cuentos y poemas, principalmente), por medio de este espacio en la web.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: