La lógica de lo eterno

Sentados en un café en París, mientras el sol recién comenzaba a dar señales de su existencia en la capital francesa, dos hombres de aparentemente mucha edad, de visiblemente mucha elegancia, e impresionantemente dispares entre sí, compartían sus experiencias e impresiones sobre el estado del mundo en el que se encontraban. Su conversación, que denostaba complicidad pero tensión, tenía aires manipuladores en su entorno, como si frente a esa mesa algo mayor se estuviese urdiendo; pero, ¿que más se podía esperar? Si Dios y el Diablo se juntan en un café en París, por nada bueno ha de ser.

Vestido completamente de blanco, y con una barba impecable, Dios le contaba al Diablo lo sorprendido que se encontraba por la poca credibilidad que la humanidad le daba a sus representantes en la actualidad. El Diablo, asintiendo, le contaba que ya nadie lo culpaba del mal existente, sino que atribuían todo a los hombres.

– ¿Qué nos pasó? – dijo el Diablo – ¿Cuando dejamos de tener poder sobre la humanidad? –

– Crecieron demasiado, ese fue nuestro error – le respondió Dios – Les dimos libertad de acción, pensando que de esa forma ellos serían quienes resolvieran esa vieja disputa que tenemos los dos –

– Pero resulto que los hombres en su conjunto eran más malos que yo –

– Y cuando la circunstancias lo indican, su benevolencia me sobrepasa –

– ¿Como puedes ser tan duales?, siendo que son tu creación –

– No lo sé, hay algo en su naturaleza que me supera. Los cree a imagen y semejanza, y resultaron mucho más complejos que yo –

– ¿Y que haremos al respecto? Cada día que pasa envejecemos más; mírate al espejo, estás lleno de arrugas –

– Tu pelo negro se está llenando de canas –

– ¿Qué vamos a hacer? Dame una solución –

– No lo sé, deberíamos coordinar una reunión con los otros tres para buscar una solución definitiva al problema –

– ¿Otros tres? –

– Sí, los otros tres poderes, ¿no has oído de ellos? –

– No, ¿quienes son? –

– El Estado, la Guerra y la Paz –

– Pero espera, la Guerra es hija mía, y la Paz es tuya – preguntó extrañado el Diablo – ¿Y el Estado? ¿Quién lo creó? –

– Los hombres –

– ¿En serio? ¿Fueron capaces de crear un poder? –

– Sí, lo crearon como medio de mantener controladas a nuestras hijas, y creo que por escalada, para debilitar la influencia que tenemos sobre ellos –

– Pero entonces es simple, debilitemos al Estado y volvemos a la forma natural en que se dan las cosas –

– Imposible –

– ¿Por qué? –

– Porque el Estado, al igual que nosotros, y a diferencia de nuestras hijas, es omnisciente, y sabe todo cuanto pasa –

– ¿Como pudieron crear un ser igual que nosotros? –

– ¿No lo entiendes? Es bien simple –

– ¿Que cosa? –

– Si el Estado es como nosotros es porque estamos errados en todo – respondió Dios – Primero que todo, la Guerra y la Paz no son nuestras hijas, más bien nuestras madres. –

– ¿Que disparate estás formulando? –

– Espera – continuó su explicación – Segundo, si los hombres crearon un ser como el Estado, no fue la primera vez que lo hicieron –

– ¿No? –

– No, estamos errados, yo no cree al hombre, y ese es mi gran secreto –

– ¿El hombre te creo a ti, y por añaduría, a mi también? –

– Exacto, en una manera de controlar a la Guerra y la Paz, que no son otra cosa que instintos arraigados en si mismos y que los convierten en la poderosa contradicción que son –

– Tiene lógica –

– Sí, lo tiene. Lo peor de todo esto, es que si lo piensas; estamos fregados, en un plazo no muy distante moriremos de viejos –

Cuentos

Goran Y. Lausic King View All →

Profesor de Historia y Ciencias Sociales, egresado el 2008, Magister en Historia. Con un gusto y una formación literaria que se remonta a 1998, año en que desarrollé mi primera novela no publicada, y que no publicaré jamás (no está en condiciones).
Mi primera novel publicada fue A diez pasos a la oscuridad, publicada en Amazon, y me encuentro en etapa de diseño de portada para Página en blanco, mi segunda novela. Mientras escribo historia, novelas y demases, divulgo mi trabajo corto (cuentos y poemas, principalmente), por medio de este espacio en la web.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: