El final de la espera

He aprendido a ser feliz, cada vez que miro a los ojos de Rebeca veo una alegría tan grande que no pensé que alguien podría sentirla por mi, somos perfectos juntos, somos completos, ella con su belleza despampanante, con su piel blanquecina, su cabello rojizo, sus ojos azules, su sonrisa perfecta, amo sus delgados brazos, o su dulce aroma a miel. Lo que más me encanta es la sonrisa de la pequeña Isabel, mi hija, que afortunadamente es la copia exacta de la belleza de su madre. No creí que lo diría, pero a pesar de todo soy feliz, supe construir una vida hermosa a pesar de no tenerte a mi lado, a pesar que te conocí, que supe que eras todo lo que buscaba, que supe cuanto anhelaba estar con alguien como tú. Pero la paciencia se acaba, te esperé por demasiado tiempo hasta que la conocí, y entonces supe que no debía esperarte nunca más.

Pero, ¿entonces porque te tengo frente a mi? ¿Qué me hizo correr a verte cuando recibí ese mensaje que decía que necesitabas hablar conmigo? Sí, sigo sosteniendo lo que desde que te conocí he dicho, eres el amor de mi vida; pero yo soy el de Rebeca, y te juro que sería incapaz de hacerle daño. ¿Y que pensar de Isabel? No quiero ser la clase de hombre que deja de lado a su propia hija para buscar la propia felicidad, no quiero ser mi padre, por nada del mundo. Y a todo esto, ¿de que querías hablar? ¿Te diste cuenta, después de todos estos años, que era yo a quien buscabas? ¿que estás enamorada de mi? Pues, bueno, es una lastima, te amo, siempre lo haré, pero hoy por hoy se me hace imposible estar contigo, soy un tipo bueno después de todo, y por más que me duela, no las puedo dañar a ellas. Lo siento mucho, pero tengo que decirlo, la culpa es tuya, tu fuiste la ciega que no se dio cuenta que lo nuestro nunca fue una simple amistad.

Cuentos patéticos

Goran Y. Lausic King View All →

Profesor de Historia y Ciencias Sociales, egresado el 2008, Magister en Historia. Con un gusto y una formación literaria que se remonta a 1998, año en que desarrollé mi primera novela no publicada, y que no publicaré jamás (no está en condiciones).
Mi primera novel publicada fue A diez pasos a la oscuridad, publicada en Amazon, y me encuentro en etapa de diseño de portada para Página en blanco, mi segunda novela. Mientras escribo historia, novelas y demases, divulgo mi trabajo corto (cuentos y poemas, principalmente), por medio de este espacio en la web.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: