¿quieres que sea sincero?

¿Quieres que diga realmente lo que pienso? ¿Qué aunque yo sea el único que ha esbozado palabras, estoy harto de ellas y quiero poder demostrar mis dichos? ¿Qué a pesar que te he enseñado de todas las formas posibles que es lo que siento, aún tengo la sensación que no ha sido suficiente, y no has alcanzado a ver ni la superficie de ello? No, no estoy enamorado, no soy de esos ridículos que se enamoran después de dos años, aunque tampoco puedo decir que me atraigas, ya pasamos esa etapa harto rato atrás, y no estoy seguro de como le podamos llamar a la etapa intermedia. Seguro, si, esa es la palabra que mejor describe el como me siento, seguro e inseguro, lo primero porque sé que el mundo no tiene ni un solo pero estando tú a mi lado, los problemas se vuelven intrascendentes, minimizan su magnitud, sé que tan solo con mirar a tus ojos u oír tus palabras me bastará para encontrar la calma y una forma de solucionarlos. Inseguro, porque cuando estás a la distancia te vuelves tan distante que da miedo, actúas sabiendo que tus ojos no te delatan, hablas con la seguridad que no tendré que mirar tu rostro cuando esbozas las palabras, te vuelves fría, certera, una persona completamente distinta de quien eres cuando te tengo cerca. Seguro e Inseguro, lo primero porque estoy completamente consciente que te quiero, inseguro porque no sé cuanto tiempo aguantaría contigo de lejos, y el problema es que la distancia es algo que siempre aparece entre los dos.

Recuerdo cuando recién nos conocimos, la dualidad era otra, éramos dos desconocidos que con la mirada confiaron plenamente el uno en el otro, yo estaba recién recuperándome de una vieja herida, y por más que buscaba la soledad, en tu mirada quedé atrapado. Recuerdo cuando recién nos reencontramos, nuestros corazones estaban rotos una vez más, en mi caso no había pasado ni una semana, en el tuyo ya habías tenido unos meses en los cuales evitaste sanar… ni uno de los dos podría haber sanado de no habernos mirado a los ojos ese viernes, y eso ni tú ni yo lo podemos negar. Al ver tus ojos recordé que todo el tiempo se trataba de ti, que aquel romance del verano fue una manera inconsciente de darme a entender que ya habías seguido con tu vida, que a pesar que durante un año demostramos, más no hablamos, el silencio nos había llevado a un lugar donde cada quien continuó sin avisarle al otro. Y estaba bien, hasta que nos volvimos a encontrar, y en las palabras encontramos la manifestación que somos nosotros, que para mi no hay nadie más, y en tus ojos encontré esa complicidad que antaño llegué a adorar, que a pesar del año de silencio la química no había cambiado en absoluto. Seguro e Inseguro, de nuevo, lo segundo por temor a volver a cometer los mismos errores, seguro que para ninguno de los dos esto es normal.

Al cerrar los ojos recuerdo cada palabra con claridad, a pesar de los problemas que tengo para recordar, cuando se trata de tus palabras las recuerdo hasta con los momentos en las que las has tenido que pronunciar; como con nadie, cada lugar en el que estamos juntos es un hito que demarca la geografía de mi vida, un momento trascendente, donde crecí, donde creí, donde quise…

Seguro que has significado demasiado para mi, seguro, que me has devuelto las fuerzas cada vez que te he necesitado en este lugar, inseguro porque no te abres a mi, te niegas a aceptarme en tu vida por completo, y solo lo haces en ocasiones extrañas que no alcanzó a comprender. Estoy seguro que te quiero, y ya te lo he dicho con anterioridad, pero estoy inseguro de si tu serás capaz de respetar esos sentimientos y decirme que piensas en realidad, que la única manera de acabar esta inseguridad, es si nos podemos volver a comunicar.

Cuentos patéticos

Goran Y. Lausic King View All →

Profesor de Historia y Ciencias Sociales, egresado el 2008, Magister en Historia. Con un gusto y una formación literaria que se remonta a 1998, año en que desarrollé mi primera novela no publicada, y que no publicaré jamás (no está en condiciones).
Mi primera novel publicada fue A diez pasos a la oscuridad, publicada en Amazon, y me encuentro en etapa de diseño de portada para Página en blanco, mi segunda novela. Mientras escribo historia, novelas y demases, divulgo mi trabajo corto (cuentos y poemas, principalmente), por medio de este espacio en la web.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: