Legado

Juan no sabía que eso iba a pasar, tan solo esperaba que un milagro le diera una oportunidad, una chance más de corregir sus errores, de enmendar el daño que había causado. Juan no sabía que eso iba a pesar, por mucho que rezara, jamás imaginó que su salida fuera en las condiciones que ocurrió en realidad, tan mágica, misteriosa, sorprendente; cómo si un poder divino, una fuerza superior, hubiese obrado tan solo para que él lograse alcanzar su destino. Pero su destino no estaba escrito en piedra, tampoco, y esa misma sorpresa que lo había salvado era lo que confirmaba que no podía confiar en las cartas, ni tampoco en lo que le dijeran los demás, estaba solo en el mundo, y era prisionero del azar. Juan no sabía lo que iba a pasar, y eso lo asustaba, pues por primera vez caminaba sin una dirección; toda su vida se dejó guiar por altos llamados y senderos misteriosos, dedicó su vida a conocer el destino y aprender a leer las señales que nos mantienen en el camino correcto. Juan perdió el tiempo.

Una semana atrás, las cartas le mostraron a Juan su futuro, un destino en el que ya no estaba presente, donde su paso por la Tierra había sido tan expedito que no se le dio la posibilidad de dejar huella, y sin ellas, es imposible conseguir la inmortalidad. Juan se asustó por el futuro, y todo lo que creía se comenzó a desmoronar, las visiones comenzaron a volverse cada vez más oscuras, y el futuro se le comenzó a ocultar. Juan no sabía lo que iba a pasar, por primera vez desconocía, y prefería no conocerlo, porque si su muerte estaba cerca, él no quería saber que era lo que le iba a tocar.

Una tarde, cuando los miedos comenzaron a esfumarse por el paso del tiempo, un hombre misterioso se le acercó a Juan. “El futuro está en tus manos”, misteriosamente le dijo, “si quieres un consejo, deja de creer en el destino, pues mientras más creas en este, más fácilmente te va a encontrar”. Juan no comprendía de lo que el extraño hombre le hablaba, por lo que preguntó “¿quién me vendrá a buscar?”, “el destino, por supuesto”, contestó el hombre mientras se volvía a poner su sombrero y se comenzaba a marchar “recuerda, el futuro está en tus manos, no creas nada de las señales que te puedan mandar”

Días pasaron y Juan se quedó sin hacer nada, el hombre misterioso no apareció más, y nada de lo que hiciera parecía escapar del camino directo hacia el abismo, hacia la oscuridad, hacia el desconocimiento; “el futuro está en tus manos” le seguía dando vueltas por la cabeza, mientras que una vía de solución intentaba alcanzar. Pero Juan no sabía lo que iba a pasar.

Esa tarde final, un día antes de su visión de un futuro sin su presencia, Juan se comenzó a desesperar. Salió a caminar por la ciudad y se encontró con su oportunidad, así que solo la tomó. A una mujer la asaltaban a plena luz del día, y el miedo reinaba en la ciudad. “Esta bien, es hora de dejar huella”, pensó al momento que saltó sobre el delincuente, quien al dispararle quedó abatido por el cuerpo de él. La mujer, agradecida y asustada, se lanzó hacia Juan para socorrerlo, pero el disparo había sido en un área de sensibilidad. “Gracias” le susurró, “¿Cómo te llamas? El mundo nunca olvidarás lo que has hecho” y Juan débilmente le respondió, con su último aliento de voluntad. La mujer no mintió, en todo caso, pues resulta que era una afamada novelista que convirtió a Juan en el protagonista de su siguiente novela, una que trascendió las barreras de popularidad, y pronto todo el mundo conoció la historia de Juan. Finalmente Juan le ganó al destino, dejo huella y alcanzó la inmortalidad.

Whilst writing this, I was listening to

Cuentos

Goran Y. Lausic King View All →

Profesor de Historia y Ciencias Sociales, egresado el 2008, Magister en Historia. Con un gusto y una formación literaria que se remonta a 1998, año en que desarrollé mi primera novela no publicada, y que no publicaré jamás (no está en condiciones).
Mi primera novel publicada fue A diez pasos a la oscuridad, publicada en Amazon, y me encuentro en etapa de diseño de portada para Página en blanco, mi segunda novela. Mientras escribo historia, novelas y demases, divulgo mi trabajo corto (cuentos y poemas, principalmente), por medio de este espacio en la web.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: