Últimas palabras

No puedo seguir así,

despertando en las mañanas sin saber que más hacer

que no sea pensar en ti,

recordando tus palabras precisas

de la última vez que te hablé,

recordando el color de tus ojos,

cuando hace mucho que no te he vuelto a ver.

No puedo continuar de esta manera,

los recuerdos no son suficiente

para soportar esta condena,

el saber que me han dado meses de tu ausencia

me desgarra,

el saber que despertaré por la mañana

y no estarás en mi cama,

el saber que a pesar que te amo

nos ha derrotado la distancia

que por el estar lejos tuyo ya no sé que te pasa,

tus pensamientos ya no comprendo,

me invade el miedo

y la paranoia me hace considerar

que puede que ya no sientas lo mismo,

o con el mismo grado de reciprocidad.

Estoy muriendo por la incertidumbre,

no aguanto un segundo sin poder sentir tu aroma,

limitar nuestro contacto

a un teléfono

o tal vez a una pantalla,

a cartas que no pronuncian,

a llamadas sin gestos,

a caricias a distancia que nunca tocan nuestras pieles,

a besos disfrazados que ya no esconden pasión,

a palabras vanas que han perdido significado

ante la tormenta que con nosotros acabó.

No dejo de sentirme culpable,

fui yo quien en esta situación nos dejó,

fui yo quién recorrió el camino

que me dejó en esta prisión,

pero por alguna razón te culpo

por no esforzarte en estar a mi lado;

te amo, siempre lo he hecho,

pero te odio al mismo tiempo,

me siento vulnerable al no saber que es lo que piensas

al no poder leer tu mirada

como lo hacía cuando todo bien estaba,

me siento perdido cuando las estrellas

ya no guían mi causa,

cuando ya no es tu voz la que me lleva a casa,

cuando creo que ya no tengo un lugar

al que pueda llamar de esa manera.

No quiero terminar de escribirte,

las palabras son todo lo que sostiene mi alma,

que por tu ausencia día a día se desgarra,

que por faltarle tu aroma

ya no encuentra forma de respirar por las mañanas,

que por estar sin tus palabras

a mi cuerpo ya no le dan ganas,

porque si me quedé sin la esperanza de verte,

sencillamente ya no vale la pena nada.

Poemas Patéticos

Goran Y. Lausic King View All →

Profesor de Historia y Ciencias Sociales, egresado el 2008, Magister en Historia. Con un gusto y una formación literaria que se remonta a 1998, año en que desarrollé mi primera novela no publicada, y que no publicaré jamás (no está en condiciones).
Mi primera novel publicada fue A diez pasos a la oscuridad, publicada en Amazon, y me encuentro en etapa de diseño de portada para Página en blanco, mi segunda novela. Mientras escribo historia, novelas y demases, divulgo mi trabajo corto (cuentos y poemas, principalmente), por medio de este espacio en la web.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: